jueves, 3 de junio de 2010

He’s just NOT that into you


Una niña jamás olvidará al primer niño que le gusta. Aunque las cosas no acaben bien. Pero normalmente alguien te ofrece algunas palabras sabias. Helo ahí el principio de nuestro problema, a todas nos alientan, no nos programan a creer que si alguien actúa como un idiota es porque le gustas. Y ahí es donde vienen los tradicionales “si no te ha llamado, es porque le gustas”, “tienes que ver que acaba de salir de una larga relación”, “perdió tu numero”, etc. ¿Por qué nos decimos estas cosas?, ¿Será porque quizás tenemos miedo y es demasiado duro decir la verdad que tenemos enfrente?

A las niñas les enseñan muchas cosas, si un niño te pega, le gustas.
Pero nunca trates de emparejarte los flecos. Un día conocerás a un hombre maravilloso y tendrás tu final feliz.

Cada película que vemos y cada historia que nos cuentan nos imploran que lo esperemos. Pero es el acto, esa declaración inesperada de amor. La excepción a la regla.

A veces nos concentramos tanto en el final feliz, que no aprendemos a interpretar las señales, a diferenciar entre los que nos quieren y los que no, entre los que se van a quedar y los que se van a ir. Y quizás el final feliz no incluye un tipo maravilloso. Quizás el final eres tú, sola recogiendo los pedazos y volviendo a empezar. Liberándote para encontrar algo mejor en el futuro. Quizás el final feliz solo consiste en seguir. O quizás este es el final feliz: Saber que a pesar de todas las llamadas y corazones rotos, a pesar de todos los errores y las señales malinterpretadas, a pesar de todo el dolor y la vergüenza tú nunca, nunca, perdiste la esperanza.

1 comentario:

Captain Mad! `~ dijo...

Es el maldeto "final feliz" lo que nos obsesiona, nadie puede decir que es un final feliz, no muchos mueren siendo felices, y las relaciones no terminan siendo consecuentes con la felicidad, al final ya ni siquiera sabemos de lo que hablamos o que es lo que buscamos u.u
te ami chanchi :*